miércoles, 23 de junio de 2027

BIENVENIDOS

¡HOLA!
¡Sed más que bienvenidos a mi pequeño espacio cibernético ambientado en la Regencia Histórica!
Si os gustan las historias ambientadas en esa época ¡estáis en vuestro sitio!
Aunque si solo os gustan las historias románticas, confío en que también os gusten.
Mi propósito en la creación de este blog es la escritura de las historias de las Amigas Duquesas; que son cuatro y que dan su nombre al sitio.
Dichas amigas son:
- Verónica Rossi
- Rosamund Harper.
- Penélope Storm.
- Y Katherine Gold.
Su orden de aparición en esta entrada también es su ordenación en las historias.
En teoría, el orden está claro y bien explicado y por tanto, debería seguirlo a la hora de la redacción de las mismas.
En teoría.
Pero yo no soy una persona al uso y por tanto, de las cuatro historias sólo tengo finalizada la número tres. Es decir, la correspondiente a Penélope. Sin embargo, la razón de que no esté colgada por capítulos en el blog es porque me la van a publicar en formato digital y la colgaré una vez me la maqueten y dejen toda bonita. De todas formas si tenéis interés por saber de qué va, pinchad sobre las pestañas azules que están justo por encima de la entrada.
Pero no solo eso, además también redactaré la historia de Sarah Parker (a quien podría considerarse la quinta de mis chicas); la cual puedes descargar aquí
Y las historias correspondientes a los familiares de cada una de las protagonistas principales; que son:
- La historia del benjamín de los Gold; Graham (porque el primogénito se casa con Verónica).
- Las historias correspondientes a los hermanos Harper. Son cuatro y llevo escritas dos: la de Anthony, que se titula Me robaste el corazón y la de Henry (ambas las únicas colgadas en mi blog).
- Y para concluir, la historia correspondiente a Patrice, la hermana pequeña de Penélope.
En total son... 11 y una pequeña historieta de una duración no mayor a un capítulo donde cuente cómo se conocieron las cuatro chicas en la escuela de señoritas de Miss Carpet.
Solo os pido que me deis tiempo porque mis musas trabajan de forma autómata.
Siéntanse como en su casa y sed libres de realizar sus comentarios pertinentes; los cuales agradeceré enormemente.

domingo, 23 de octubre de 2016

Sorteo (Again)

Vuelvo a escribir para comentar que particpo en el sorteo otoñal conjunto de tres blogs literarios maravillosos como son: Domadoras de historias, forjada entre libros y Adictas Romántica.
¡Animaos a participar!

martes, 19 de julio de 2016

Sorteo

No tiene mucho que ver con la temática del blog pero... Participo en el sorteo que AdictaRomántica organiza en su blog con motivo de su primer aniversario. Si os gusta la literatura romántica, no dudéis en echar un vistazo.
https://adictasromantica.com/2016/07/18/sorteo-papel-1-aniversario/

domingo, 20 de marzo de 2016

Os invito a mi nuevo blog

¡HOLA!
Perdón por estar desaparecida pero estoy a tantas cosas que no puedo estar con ninguna sola.
Os quiero anunciar que recién he creado un blog de microcuentos y os invito a que lo visitéis si os apetece.
Pero no, no os asustéis que no he dejado de lado a las duquesas.
Un saludo para todos y aquí os dejo el link
Muchas gracias

martes, 3 de febrero de 2015

¡¡BUENAS NUEVAS!!

¡Hola!
¡Feliz Año Nuevo y todas esas cosas! Aunque sí, viene con retraso.
Pues bien, uno de mis propósitos de Año Nuevo era escribir una historia y ese es precisamente el motivo que me trae aquí hoy.
Sí, sé lo que se dice, que si lo cuentas no se cumple... pero es que triago buenas nuevas en formato de una historia nueva.
Pero esta no es de la Regencia, es una cosa completamente diferente.
Tan diferente como que es una saga nueva y contemporánea.
Creo que contemporánea es la palabra que mejor le define, aunque bien podría inscribirse dentro del cada vez mas popular
género del chick-lit porque cumple muchas de sus características y... sé que no está bien que yo lo diga pero...
esta historia tiene sus puntos divertidos.
La nueva serie, al igual que la de las Amigas duquesas (que sigo con ellas, no se han ido a ninguna parte)
está protagonizada por cuatro mujeres, las cuales conoceréis a lo largo de la historia que vengo a presentaros
hoy. Aunque bueno, os puedo adelantar los nombres: Georgiana, Evelyn, Samanta y Soteria.
Pues bien, esa serie tiene como subtítulo: Finding Mr. Perfect y, como suponéis consta de cuatro libros.
¿Queréis saber más información sobre ella? Pues solo tenéis que pinchar en las pestañas de más arriba.
Pestañas o, más bien pestaña porque solo voy a adelantar la historia que tengo completa; esta vez es la primera
(Empiezo por el principio y en un orden correcto y normal). Dicha historia se titula Un problema histórico.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Georgiana Capitulo X

Capitulo X: Soy una Venus
(…) Cortejo fiel tus hijos acompaña
¡Oh madre del Amor, Venus, divina!
Angelo Poliziano, Estancias para un torneo

Lo malo de organizar una exposición temporal es que mis niveles de estrés se multiplican y apenas tengo tiempo libre; ni siquiera para acciones tan simples y vitales como comer.
Era una verdadera lástima que Dash estuviera fuera de la ciudad.
No lo digo por motivos erótico-románticos, no me entendáis mal. Lo digo porque él también había organizado congresos y conferencias mientras escribía su tesis así que podría darme algún tipo de consejos sobre una correcta planificación. O recomendarme algún fármaco o complemento vitamínico.
Hablando de comer, precisamente regresaba del bar de la esquina (llamadme rara y mala gestora de publicidad pero no me gustaba la comida que se servía en la cafetería y el bar de mi propio museo) de comprarme un bocadillo para comer aislada del mundo  (y por aislada me refiero con la música a todo volumen. El nombre de aislada es porque muchas veces me olvido del lugar donde me encuentro  y me pongo a bailar y a cantar por la calle, al menos hasta el momento en que me reubico espacialmente que es cuando decido parar)
Últimamente me había dado por la música de los 80 y… me hallaba en plena cresta de la ola cantando Venus de Bananarama, pero no porque necesitara una depilación de piernas con las cuchillas de Gillete, cuando…
-          I’m your Venus, I’m your fire, your desire…[1] -
-          Sí que eres mi Venus – dijo Marco, apareciendo de la nada frente a mí.
-          ¡Ahhh! – chillé, tirando mi bocadillo al suelo. Trastabillé y tropecé con mis propios pies hasta caer al suelo.
-          Hola – me saludó, sonriente. Después me agarró de la mano y me puso en pie.
Durante todo el tiempo respiré de forma entrecortada, ya que me estaba recuperando de in infarto leve de miocardio. Y por eso, solo pasado un momento, me atreví a preguntar:
-          ¿Marco?
Él asintió, pero continuó mirándome con preocupación, así que en un movimiento a la velocidad del superhéroe Flash, volvió a sentarme en el suelo y, sacó del bolsillo interno de su cazadora un tensiómetro para controlarme mi tensión.
Debo recordar en este punto que Marco es el doctor Buenorro amigo de Dash.
-          No me gusta el aspecto que tienes – indicó.
-          ¿Llevas a todas partes un tensiómetro contigo? – pregunté, incapaz de creerlo.
-          Estás nerviosa pero al menos, conservas la cordura – replicó él.
-          ¡Joder Marco! ¡Casi me provocas un infarto! – exclamé, golpeándole.
-          Está claro, te encuentras perfectamente – dijo, poniéndome en pie de nuevo. – Hola – volvió a saludarme, como si nada hubiera pasado.
-          ¿Qué haces aquí? – pregunté. - ¿Cómo me has encontrado? – añadí. - ¿Es que me has estado espiando? – exigí saber.
-          ¡No! – exclamó para tranquilizarme. – Aunque bueno… - dijo, rascándose la barba de varios días que ahora llevaba. – Dash mencionó que trabajabas en un museo, así que tecleé tu nombre en Google y te encontré – explicó.
-          ¿Por qué? – pregunté.
-          Porque… me gustaste mucho el otro día y… dado que pareces aborrecer el término cita, me gustaría mucho quedar para cenar contigo – explicó, soltándolo todo de una sola vez, suspirando aliviado por haberlo dicho.
-          Conmigo – repetí incrédula.
-          Correcto – asintió. – Sobre todo ahora que parece que  he echado a perder tu almuerzo de hoy – añadió.
Le miré sin entender y el puso el dürüm vegetal en mis manos. Un dürüm del que no había vuelto a acordarme hasta ese momento. Momento en el que di gracias por pedir siempre una doble capa de envoltorio en papel de aluminio porque si no, a esas alturas mi comida no hubiera sobrevivido.
-          Gracias – dije.
-          ¿Y? – preguntó él, buscando mi mirada de nuevo. – Entonces ¿qué me dices? – añadió.
-          Vas directo al grano ¿eh? – le reproché, bromeando.
-          ¿Por qué perder el tiempo cuando el objetivo final es el mismo? – respondió él. - ¿Aceptas? – insistió.
Me mordí el labio mientras pensaba qué debía hacer.
No quería citas con hombres, por muy guapos que fueran.
“Pero él acaba de decirte que esto no sería una cita” pensé, recordando sus propias palabras. “Y… está claro que te lo vas a pasar bien cenando con él” añadí, como segundo argumento de convicción.
Al final acepté.
Llamadme superficial y todo lo que queráis pero… nunca jamás en mi vida iba a verme en una situación como esa, así que acepté aunque solo fuese por fardar en público frente a personas que no conocía de nada.
¿Cómo iba a desaprovechar esta oportunidad?
-          ¡Genial! – exclamó, alzando el puño antes de pasarme su teléfono para que yo misma me incluyese en su lista de contactos.  Como contrapartida, yo recibí una de sus tarjetas de visita. – No hagas planes el sábado, te voy a llevar a un sitio muy especial – añadió, de forma misteriosa.
Y desapareció.
De la misma manera misteriosa a cómo había pronunciado la última de las frases y a cómo había aparecido frente a mí. De hecho, si no hubiera sido porque aún tenía la tarjeta de visita entre las manos y porque Danny nos había visto (y en consecuencia nos taladró a preguntas) jamás hubiera creído que lo que me había pasado había sucedido de verdad.

En menos de lo que pensé, la semana pasó.
Y yo no había recibido noticias de Marco.
Noticia, o ausencia de noticias que me preocupaban y que me habían llevado a pensar que todo había sido mentira y que había sido la invitada especial sorpresa en un programa de cámara oculta donde los médicos eran los organizadores de las bromas; si es que un programa de ese tipo pudiera atraer una cota de audiencia lo suficientemente alta como para que un canal de televisión o web online lo emitiese.
Pero entonces, llegaron las flores.
¡Y qué flores!
A ver, no era igual de grande y espectacular que el que me había enviado Dash la semana pasada y que acababa de tirar a la basura porque las pobres estaban pochas y secas pero… la calidad y el significado de éstas últimas eran completamente diferentes.
Este era de rojas.
Rosas rojas.
El significado estaba claro, incluso para alguien no entendido en el lenguaje y significado de las flores.
Amor.
Pasión y deseo.
Mucho deseo.
Mismo deseo que vi en sus ojos cuando nos interrumpió a Dash y a mí en la cena.
Lo único en común con el otro ramo era que éste también incluía un sobre con una nota. Sobre que aunque pequeño por su tamaño, destacaba debido al contraste de color entre el rojo y el blanco.
Abrí el sobre y… mis temores se disiparon: la nota era informativa y me indicaba que teníamos una cena y una mesa reservada en La Boheme, un restaurante francés de luho al día siguiente a las 9: 30.
Así mismo, me dio una clave numérica que debía decir cuando pidiera un taxi para que el importe fuera transferido a la cuenta personal que él tenía en la compañía.
No quería que eso sucediese pero, la goma elástica de mis bragas volvió a darse u poco de sí hasta el punto de sentirla floja por el comportamiento y la consideración que estaba mostrando hacia mí
¿Era posible que aún hoy quedasen caballeros en la actualidad?
Menos de cinco minutos después, mi móvil, que estaba encima de mi mesa, vibró y una luz comenzó a parpadear en su parte inferior.
Quizás sí que fuera un caballero pero, de lo que no me quedó ninguna duda era de que un tío. Y como cualquier tío, llamaba para asegurarse de que las flores habían llegado y que me habían gustado.
Eran tan típicos y tan predecibles…
Pero no era Marco. Era Dash en esta ocasión.
Un Dash que me enviaba una foto de sí mismo en la fuente con aguas de color rosa de la ciudad (rosa porque representaba la lucha contra el cáncer de mama).
La foto era bonita y no demasiado artística pero… ¿ocultaba algún mensaje además del hecho de que le gustaba donde vivíamos? Eso no lo tenía tan claro y por eso, no le respondí.
Menos de diez minutos después, mi móvil volvió a vibrar.
Otra foto de Dash.
En esta ocasión, era una selfie de Dash desde la facultad de matemáticas junto a un reloj que marcaba la hora. Esa hora indicaba la fecha y la temperatura que hacía de hoy en grados Farenheit[2] porque era demasiado alta para el calor que debía hacer según ese termómetro.
El mensaje ya me había quedado claro: ya estaba de vuelta. Sonreí.
Volví a mirar la foto y me reí a carcajadas.
Solo Das podía ser tan friki como para sacarse una selfie haciendo el tonto en plena facultad donde era profesor adjunto y donde, pese a que ya era doctor en matemáticas, continuaba investigando en ese campo.
Yo: “¡Ey, ey, ey! Ya has vuelto” le escribí, añadiendo un emoticono sonriente para que se hiciese una idea de que mi felicidad era cierta.
Dash: “No solo he vuelto, sino que tengo que proponerte un plan”
Yo: “¿Un plan?” le pregunté, curiosa, recalcando mi curiosidad con varios emoticonos de sorpresa y más números de signo de interrogación de los que correspondía para ser una pregunta.  “Tanto me has echado de menos que ya estás deseando verme?”
Dash: “¿Tú qué crees Miss Historias?
“¿Yo que creo?” me pregunté. “Pues que sí; un poquito al menos como yo le había echado de menos a él” añadí.
Iba a escribirle precisamente eso cuando me llegó una nueva foto.
Esta no era de él: era de una invitación a un evento.
Y… ¡menudo evento! ¡Histórico además!
Salivé y comencé a leer.
Monticello and the University of Virginia, Charlottesville se complacen en invitare al acto de presentación del libro La Controversia Hemmings-Jefferson así como a la exposición dedicada a Sally Hemmings[3]este sábado a las ocho de la tarde.
-          ¡Mierda! – exclamé.
Acto seguido, continué maldiciendo y soltando tacos y demás palabras malsonantes dedicadas por entero a mi últimamente agitadísima vida social de los fines de semana.
El sábado.
A las ocho de la tarde.
Una hora y media antes de mi cena con Marco, pero… a más de dos horas conduciendo desde el lugar donde vivía.
“¿Por qué todo tenía que ocurrir el sábado? ¿Por qué Dash no podía haberme avisado de su regreso antes? ¡Me hubiera reservado para él!” pensé. “¡Uy! Esa última frase fuera de contexto tenía unas connotaciones inequívocamente sexuales…” añadí.
Y yo no quería pensar en Dash de esa manera.
Mi mente sin embargo me reveló e hizo aparecerlo con sus ropas ajustadas de bailarín.
Sacudí la cabeza para borrarla.
Me enfadé con ambos hombres al principio pero después me centré en los altos académicos universitarios.
Odiaba a todos esos malditos esnobs de renombre.
¡Malditos viejos chochos!
¿Por qué no me habían invitado a mí también?
Puede que mi tesis fuese inusual por el tema pero ¡era tan perfectamente válida como cualquier otra! Y ¡yo también había publicado artículos en revistas divulgativas de renombre!
¿Por qué habían invitado entonces a Dash y no a mí?
¡A mí!
¡Precisamente en un acto histórico amoroso con tanto morbo como la relación entre Thomas Jefferson y su esclava negra, Sally Hemmings!
¡Indignante!
¡Lo que hacía la fama y aparecer en las portadas de las revistas!
Gruñí.
Pero… me estaba desviando del tema y del problema principal.
¿Qué debía hacer? Los dos eran unos planes estupendos…
Y un segundo gran problema era que ambos eran amigos y por tanto si cambiaba de opinión de repente y decidía ir con Dash, Marco se enteraría inmediatamente.
¿Qué hacer?
Mi móvil vibró de nuevo.
Otra foto de Dash.
Esta vez era de una bolsa del museo de Manchester. Mis regalos. También conocidos como mi chantaje o mi soborno.
¡Cómo si lo necesitara!
Finalmente, me decidí: iría a la cena con Dash.
No, ¡Dash no! Con Marco” me recordé. “Marco” repetí. “¿Qué demonios me pasaba con Dash?” me pregunté, enfadada conmigo misma.
Iría a la cena con Marco, tal y como había decidido en primera instancia.
Suspiré.
Agarré el teléfono y comencé a teclear mi negativa; que fue escueta y directa.
Yo: “No puedo. Otros planes”
Creí haber zanjado el tema con esta negativa pero al parecer Dash no lo tenía tan claro. Y por eso, me llamó por teléfono.
-          ¿Qué es eso de que tienes otros planes Miss Historias? – me preguntó.
-          ¡Hola Dash! – exclamé, nerviosa. “Tonta, te va a pillar”  me dije. – Pues sí, tengo otros planes -.
-          No te habrás comprometido a otra noche de bailes latinos con Joey ¿verdad? – me preguntó. – Porque se está aprovechando de ti – añadió.
-          No, no es con Joey – respondí. Su hubiera sido Joey, le hubiera dado una patada en el culo a nuestro compromiso desde la primera línea. – Es otra cosa – añadí.
-          ¿Qué? – quiso saber. - ¿Una ineludible reunión familiar? – sugirió, divertido.
-          No – respondí inmediatamente. Mis reuniones familiares se planeaban con meses de antelación.
-          ¿Noche de chicas? – intentó de nuevo. - ¿Soteria ha vuelto a ser rechazado por algún otro idiota? – preguntó.
En ese momento, son esa pregunta me di cuenta de que Dash sabía demasiadas cosas sobre mi vida privada y eso me preocupó porque no había dado tanto permiso a nadie que no fuesen mis anteriores parejas para saber tanto de mí.
-          No – volví a negar.
-          Entonces ¿qué? – preguntó. - ¿Una cita? – añadió, con una carcajada.
Silencio.
Me delaté con la demora en mi respuesta.
¡Mierda!” volví a gritar, aunque esta segunda vez fue mental.
-          ¿Una cita? – insistió. Yo asentí, porque no valía la pena retrasarlo más. – Sí – confirmé.
-          ¡Menuda sex symbol estás tú hecha! – se burló. – Desde que llevaste ese look recatadamente sexy estás que lo rompes – añadió. - ¿Quién es el afortunado? – preguntó. - ¿Algún latino del club? –
-          No cotilla – dije, sacando la lengua al teléfono. – Es Marco – confesé.
Silencio por su parte.
Y más silencio ensordecedor y ¿por qué no? Doloroso entre ambos.
-          ¿Marco? – preguntó. - ¿Qué Marco, mi amigo? – añadió.
-          Ese mismo – informé.
-          ¡Joder! – exclamó él. – El mamonazo no pierde el tiempo… – añadió, enfadado- - Pero me sorprende que tú hayas aceptado después de lo que te dije sobre él – me echó en cara.
-          No tienes que preocuparte por mí, no estoy interesada en tener una relación con él y esto ni siquiera es una cita, es solo una cena – expliqué.
-          ¡Ay Georgiana! – exclamó. – Tú y tus no citas… - dijo, condescendiente seguramente a sabiendas de lo poco que me gustaba que me hablara así. – Y ¿no puedes cambiarlo? – me preguntó.
-          Lo siento Dash pero ya le di mi palabra – expliqué, lamentando haberlo hecho.
-          ¡Y yo que ya había decidido el disfraz que iba a ponerme…! – se lamentó, con tono bromista.
-          A la próxima exposición histórica prometo no faltar y me disfrazaré de lo que me pidas – le prometí.
-          Te tomo la palabra – me advirtió. - Pero Georgiana – añadió.
-          ¿Sí? – pregunté, ansiosa porque pensé que me había colgado.
-          Ya sé que has dicho que no estás interesada en él pero por si acaso lleva puesta mañana tu mejor armadura de acero valyrio – me recomendó.
Me eché a reír.
-          Trato hecho – respondí.
Y yo me quedé pensando en el tono de preocupación de las palabras de Dash en lugar de recrearme ante la idea de tener una no cita y sí una cena con el hombre más atractivo que alguna vez se hubiera fijado en mí.




[1] Soy tu Venus, soy tu fuego, tu deseo.
[2] Farenheit: Es una escala de temperatura propuesta por Daniel Gabriel Farenheit en 1724. La escala establece como las temperaturas de congelación y ebullición del agua,  32º F y 212º F respectivamente.
En ese mismo año determinó tres puntos de temperatura. El punto cero está determinado en una mezcla de hielo, agua y cloruro de amonio. Es una mezcla frigorífica que se estabiliza a una temperatura de 0ºF. Se pone luego el termómetro de alcohol o mercurio en la mezcla y se deja que el líquido en el termómetro obtenga su punto más bajo. El segundo punto es a 32ºF con la mezcla de agua y hielo, esta vez sin sal. El tercer punto, los 96 ºF  es el nivel del líquido e el termómetro cuando se lo pone en la boca o bajo el brazo (en la axila). Farenheit notó que al utilizar esta escala el mercurio podía hervir cerca de los 600 grados.
[3] Sally Hemmings: (1773-1835) fue una mujer de raza negra mixta además de la cuñada y esclava de Thomas Jefferson; con el que se dice que tuvo seis hijos y de los cuales sobrevivieron cuatro y todos ellos alcanzaron la libertad.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Georgiana 9

Capitulo IX: Una noche de baile
Al día siguiente de mi no cita, aún seguía enfadada con Dash. Y probablemente seguiría enfadada con él al menos hasta pasada una semana.
No penséis que soy una quejica o una cría con carácter infantil que se enfadaba con demasiada facilidad. Nada más lejos de la realidad.
Soy una persona bastante afable y a la que le cuesta bastante enfadarse, Quizás por eso, cuando me enfado lo hago para períodos de tiempo, para compensar.
Y además, mi enfado estaba perfectamente justificado en esta ocasión ya que Dash era una de las pocas personas que conocía que no me gustaba el comportamiento dictatorial en los hombres.
Ya sabéis, por lo de mi primer novio, el controlador, celoso y posesivo.
Y ¿cómo se había comportado Dash conmigo la noche anterior?
Justo, de la misma manera.
¿Tengo o no tengo razón?
Precisamente, mi cabreo fue que el que me llevó a ignorar sus innumerables whatsapp (fueron tantos que tomé la drástica decisión de eliminarlo de mi agenda de contactos). Desafortunadamente para mí, no pude hacer lo mismo con las llamadas y mensajes a móvil traicionero, que los recibía pese a ser un número desconocido.
Entre cuelgue y corte de llamada y llamada, me puse pensativa y me di cuenta de que nadie había inventado aún un teléfono inteligente que rechazaba llamadas y mensajes de personas no deseadas.
Si ese móvil existiera, estoy segura de que entraría de inmediato en el top 10 de inventos revolucionarios.
Obstinada, no escuché ninguno de los mensajes de voz no escuché ninguno de los mensajes de texto, pero por lo que pude entrever antes de eliminarlos, el asunto y tema de ellos giraba en torno a si podíamos quedar para hablar porque teníamos una conversación pendiente
Alguien dijo una vez que el silencio era la mejor respuesta ¿no? Pues esperaba que en este caso mi ausencia de respuesta le quedase claro.
Sí que debí ser bastante clara en mi ignorancia hacia él porque desde el viernes, Dash cortó de raíz cualquier tipo este tipo de acoso telecomunicativo que tenía hacia mí.
Tanto mejor.
Tanía mil cosas que hacer.
Entre las tesis y las reuniones que esta conllevaba, la dirección de la exposición del museo y la noche de baile latino, apeas tenía tiempo para tener vida social.
Ya reanudaría yo el contacto con él cuando lo creyera conveniente y estuviera más disponible.
Y entonces llegó el jueves.
No recuerdo muy bien la hora exacta que era, solo que estaba redactando el texto para uno de los paneles informativos de las piezas de la era moderna de la exposición cuando llamaron a mi puerta.
Ensimismada por la satisfacción de haber conseguido una redacción perfecta, ni siquiera miré jacia la puerta cuando di el permiso de entrada.
Escuché como la puerta se abría pero no las pisadas de nadie al entrar en mi despacho, así que alcé la mirada y descubrí a mi becaria Danny (la reconocí por sus zapatos, hechos a mano, los cuales nunca repetía) plantada en el medio de la puerta y, oculta casi en su totalidad tras un enorme ramo de flores.
Corrección, el más enorme ramo de flores que había visto en mi vida.
Llegaba al punto de un centro floral (los cuales personalmente te daban mucha grima por sus connotaciones funerarias) pero sí que era un enorme jarrón a rebosar de flores.
Alstroemenias.
Alstroemenias amarillas.
La flor de la amistad.
Primer símbolo inequívoco de quién era el remitente del ramo. El segundo era que era una de mis flores favoritas porque carecía de sentido romántico.
No me llaméis loca antes de tiempo, adoro los estereotipos románticos pero, en este contexto, no venían al caso.
Dicho ramo tenía en el lateral un trozo de tela blanca a modo de bandera de la paz. Tercer símbolo inequívoco.
-          ¡No me habías dicho que tenías un admirador secreto! – exclamó y me acusó, bastante emocionada.
-          No tengo un admirador secreto – respondí con tranquilidad, porque era cierto. Dash no era secreto. De hecho era el hombre menos secreto del mundo.
-          Un admirador secreto es el tipo de hombre que te enviaría este pedazo de ramo de flores – replicó ella.
-          Son flores de la amistad – expliqué.
-          Muchas flores de la amistad como tú dices pero estas incluyen notas románticas – ironizó.
-          ¿Tiene una nota? – pregunté, extrañada y por primera vez desde que había visto el ramo de flores, sentí curiosidad por el regalo.
-          Notas – corrigió Danny. – Que me he dado cuenta de que la bandera también está escrita – añadió.
“¿Dos notas?” me pregunté, aún más extrañada. Y ahí ya no pude contener ni reprimir mi curiosidad más, así que me acerqué a ella y le quité el jarrón; el cual era mucho más pesado de lo que había esperado al ver el delicado aspecto y el tamaño de las flores.
¡Menos mal que no está aquí Joey! Me mataría, si me viera sin fuerzas”  pensé, con alivio.
Deposité encima de mi mesa de trabajo y agarré el trozo de tela blanca.
Iba a leerlo, pero en ese momento me di cuenta de que Danny aún seguía allí y de que me estaba mirando con mucha (demasiada en mi opinión) atención.
-          ¿Danny? – le pregunté.
-          ¿Sí? – quiso saber ella.
-          Márchate – le ordené, no con demasiada firmeza.
-          Pero… ¡te he traído el ramo! – protestó, alegando por su derecho a estar allí.
-          No te pedí que lo hicieras – le respondí.
-          Pero… - volvió a protestar.
Y en ese momento vio mi cara de cabreo en todo su esplendor y supo que estaba todo perdido; no la iba a dejar estar allí.
Bufó y protestó. E incluso escuché cómo me insultaba pero… decidí ignorarla porque no iba en serio. Además, iba a contarle qué me decía en las notas… más tarde. Tan solo necesitaba un momento de privacidad con mis flores y mis notas, no fuera a ser que me diese por llorar. Porque, conociéndome era muy probable que eso sucediese.
Por fin a solas, extendí el trozo de tela y leí.
No hace falta ser un gran entendido en la historia para saber que esto es un símbolo de paz. Y eso es lo que te pido.
Paz.
Bien, la paz se la había concedido. Y no es que el acoso al que me vi sometida el jueves de la semana pasada me hiciera mucha gracia pero, tampoco hacía falta que hubiera cortado toda la comunicación entre nosotros durante casi una semana.
Le dediqué un mohín al ramo como si fuera él por su tendencia al melodrama barato.
Según Danny había una segunda nota y por eso me puse a buscarla mientras rezaba porque ella no la hubiera robado (en ese caso se iba a enterar la pequeña cotilla) y movía con cuidado una a una las flores.
Finalmente, di con ella y la abrí sin necesidad de abrecartas de tanta curiosidad como sentía con respecto a sus palabras.
Era un hombre de números y por tanto las letras no se le daban nada bien ¿no?
Tenías razón Georgiana.
El miércoles me comporté como un cabezota y un dictador.
No debía haberte obligado a asistir a esa cena con esas formas y por eso te pido perdón.
Me gustaría hablar contigo para explicarte esto mucho mejor que por una carta breve, así que cuando tú quieras aquí estaré esperando.
¿Seguimos siendo amigos?
Y también incluyó un emoticono sonriente que en teoría debía parecerse a mí por mis gafas de señora mayor y que me provocó una enorme sonrisa.
“Pero ¡qué tonto es!” exclamé.
Me mordí el labio, pensativa.  ¿Qué debía hacer?
¡Bah! No soy rencorosa así que… le perdoné.
A mí manera, por supuesto.
Agarré mi móvil y volví a agregarle como contacto (me sabía su número de memoria porque era uno de mis contactos habituales) y tecleé:
Eirenes.
Eirenes que significaba paz en griego. (Sí, así de friki soy)
Era una verdadera lástima mi apretada agenda y mi escaso tiempo libre, sobre todo por el dichoso evento nocturno de baile porque sí que me hubiera gustado tener esa conversación pendiente con él, más ahora que me había explicado ligeramente cómo se sentía por haberse comportado así conmigo. Incluso podríamos haber tomado una copa o ver una peli en mi casa pero… no, era imposible.
Tendría que ser entrado ya el fin de semana.

Y por fin llegó el viernes
“Yupi” pensé con toda la energía positiva que pensaba dedicarle a este día. Es decir, ninguna.
Normalmente, como todo hijo de vecino, estoy deseando que llegue el viernes para dar inicio al fin de semana. Días de relax, descanso y de descontrol en comida.
Pero este viernes en particular no me agradaba nada.
No soy especialmente coordinada ni dotada para la danza. Es decir, que si quiero alcanzar unos resultados mínimamente decentes en una coreografía para que no dé mucho la nota, necesito entrenar muy y mucho.
Tiempo era el concepto clave en esta situación. Y eso era justamente lo que no tenía.
Así que, una de dos:
-          O bien, por caída en gracia a los dioses, a Dios, o a lo que hubiera ahí arriba ,e tocaba un compañero que tuviera ritmo en lugar de sangre en las venas y, triunfábamos esa noche.
-          O bien haría el ridículo más espantoso en la pista de baile por muy dotado que estuviera mi compañero de baile, hecho que era mucho más probable que sucediera.
Supe que había sido una mala idea haber aceptado asistir al evento de baile desde el mismo momento en que puse un pie allí. En realidad, supe que había sido una mala idea desde que había salido de mi casa esa misma noche y mi llegada a La Pollera Colorá (el nombre del sitio, igual que la famosa cumbia colombiana)
Nada más entrar la música estaba a un volumen tan alto que me provocaba dolor de cabeza. Miré hacia el interior y vi cómo las parejas bailaban y giraban a tal velocidad mientras bailaban Pa’arriba de Descemer que el hecho de mirarlas me mareó.
Por si eso no fuera suficiente, las luces dejaron se der de colores para pasar la luz blanca incandescente que parpadeaba y que convertía en superficie de plastilina todo aquello que con las otras era rígido. Esa luz también me mareaba.
Y me hacía sentirme como si estuviera borracha como una cuba cuando no había probado una gota de alcohol. No sé si habéis sentido esa misma situación pero no es nada agradable.
Por último, una última cosa que me hizo ver clarísimamente que ese no era mi sitio era la enorme diferencia entre la manera de vestir de las mujeres que estaban allí y la mía. En otras palabras, mi manera de vestir me deshacía destacar.
Si me preguntaba mi opinión a mí misma, no iba nada mal con mis shorts negros ajustados y mi camiseta básica de color blanco. Me gustaban ese tipo de camisetas porque realzaban mis pechos, sobre todo cuando como hoy, llevaba un sujetador push up. Remataba el conjunto de mi atuendo mis pocos usados zapatos de baile. Además, me había  ondulado el cabello y me había puesto una enorme flor roja en el cabello (a conjunto con mis labios) porque pensé que casaría con el ambiente festivo latino de ahí.
Una chica recatadamente sexy. Sí, eso es lo que era.
Insuficiente si me comparaba con el resto de mujeres allí presentes, estaba claro.
De entrada, tenía que competir con las latinas de exuberantes curvas (esto es, grandes pecho y grandes traseros) Pero además, a esta desventaja inicial, debía añadir el vestuario de ellas, las cuales sí sabían sacarse partido mediante corsés, minifaldas o faldas largas de vuelo con enormes aberturas que apenas dejaban lugar a la imaginación y vestidos brillantes y vibrantes de color de confección específica para el baile.
Estaba claro que jugábamos en ligas diferentes.
 Ya he dicho que el sonido de la música era ensordecedor pero eso no significaba que no  disfrutase la música y por eso, de manera inconsciente comencé a cantar todas y cada una de las canciones que el DJ vestido de mariachi pinchaba. No es que fuera una fanática de este tipo de canciones pero, una de las características de estas canciones era su letra fácil que provocase que con tan solo escucharlas un par de veces te supieras todas las canciones. Y a eso, el ritmo provocaba que quisieras iniciar una danza por tu propia cuenta.
Precisamente, eso fue lo que a mí me pasó y para evitar que al final lo hiciera, me dirigí a la zona donde estaban las sillas, muy cercana a la propia pista de baile. No me importó que esas sillas estuvieran destinadas o no a los bailarines “profesionales” (es decir, los que no dejaban de moverse, bailar y sudar) porque yo me hice la tonta y ocupé una de esas sillas. Concretamente la central de la primera fila.
¿Por qué? Pues porque necesitaba que Joey me viera y que presentara a mi pareja de baile de esa noche; el sufridor que debería hacerme compañía porque no estaba yo para muchas celebraciones.
Sin embargo, me había jurado y perjurado cara a cara, por teléfono, Whatsapp y mensaje de texto que iba a pasar una buena noche después de lo sucedido con Dash. Y eso incluía a un hombre heterosexual de su elección, reservada y perfecta a mi lado a su entender.
El problema era que parecía bastante difícil que me viera allí, dado el estado de ocupación de esa noche pues estaba realizando su papel de reina consorte dado que su novio, si bien no era el dueño de La Pollera Colorá sí que era el profesor de baile de todas las parejas de baile allí presentes.
Aún así, estaba convencida de que me vería ¡claro que lo haría! ¡Era mi mejor amigo gay! Y dada su condición, teníamos una conexión mental indisoluble.
En ese momento, sonó una canción lenta, una que no conocía y por eso, aburrida como una ostra como estaba, suspiré y me di cuenta de que creí volver a estar mareándome por la combinación del exceso de luces de colores, el sonido y el humo que olía como algodón de azúcar y que sin duda debía ser tóxico.
Antes de que comenzara a sufrir sofocos y terminara de marearme por completo, comencé a balancear las piernas sin que mis pies alcanzaran a tocar el suelo (cosa difícil debido a los tacones).
Mientras lo hacía,  comencé a pensar que algo parecido a lo que yo estaba sintiendo en ese momento debía ser lo que sentirían aquellas chicas adolescentes que habían sido rechazadas o no invitadas al baile de final de curso.
Algunos de vosotros podéis pensar que por mi historial amoroso actual y mi profesción que yo podría haber sido una de esas chicas frikis rechazadas que no fueron al baile. Pues dejadme deciros que si lo habéis pensado os habéis equivocado por completo.
Sí, soy una friki ahora y también era una friki en el instituto pero… pese a mis rarezas y chifladuras, era una persona muy abierta y simpática y caía bien a todo el mundo. En términos hormonales adolescente, sí que tuve propuestas de chicos para que fuera con ellos al baile. Y no, ninguno era miembro de ningún equipo deportivo. Mi popularidad no alcanzaba esas cotas tan altas.
Mi pareja de baile fue… Joey.
Un Joey ya gay confeso por aquellos tiempos, aunque con mucha menos pluma que ahora. El mismo Joey al que su novio del instituto dejó plantado una semana antes del baile.
Una maricona mala reprimida en toda regla.
Sin embargo, aunque no recibí beso ni me acosté con mi pareja de baile, fue una de las noches más divertidas de mi vida (además de emborracharme por primera vez por querer ayudarle a superar sus penas de amor con alcohol)
El grito de DJ mariachi anunciando un descanso me devolvió a la realidad.
Ese era mi momento.
Debía acercarme a Joey y exigirle que me presentara a mi pareja antes de que el sueño se apoderase por completo de mí.
Me levanté, me tomé un chupito de tequila de una bandeja que, casualmente pasó delante de mí y me encaminé todo lo directa y firme que mis tacones me dejaron.
No hizo falta que caminara mucho tiempo más porque m mitad de camino, Joey me distinguió entre la multitud y salió a mi encuentro.  Se colocó frente a mí sin saludarme y tan solo mirándome fijamente, hasta que me sonrió ampliamente, aplaudió a rabiar mi elección de vestuario, me abrazó y me cubrió de besos.
En ese momento descubrí el grado de embriaguez exacto que Joey tenía esa noche, supongo que para celebrar la buena marcha del evento de su novio o, para armarse de valor por tener que salir a bailar de manera más o menos profesional; aunque fuera conmigo de momento
No tuve mucho más tiempo para cerciorarme porque, después me llevó a la pista de baile.  Justo en ese momento, y, como si nos hubiera visto llegar allí y hubiera estado esperándonos, el DJ mariachi volvió a la cabina.
-          Joey, ¿es que vas a ser tú mi pareja de baile? – le pregunté, temerosa y vaticinando una caída.
-          ¿Yo? – peguntó él, sorprendido. – Pero ¡si apenas me tengo en pie! – exclamó, y yo sonreí porque era completamente cierto. Iba a ser cierto que los niños y los borrachos decían siempre la verdad. Chasqueó los dedos delante de mí y volví a mirarle. – Puede que ahora mismo esté borracho pero nada nos librará mañana de salir a correr una hora por la tarde – me advirtió. Al principio no le creí, pero al recordar lo de la sinceridad de los bebidos, mi sonrisa desapareció.
-          Y si no vas a ser tú mi pareja de baile ¿quién va a ser el afortunado? – pregunté, recelosa, temiendo que todo esto no hubiera sido más que un engaño.
-          Yo – dijo Dash apareciendo de la nada y agarrándome de las manos, sin darme tiempo a reaccionar de ninguna de las maneras posibles. Y es por eso por lo que, aprovechando mi enorme grado de sorpresa, me giró en su dirección y me tomó de la cintura. Joey desapareció en ese momento, de manera muy oportuna. – Te dije que vendría y nunca rompo una promesa – me susurró, provocándome escalofríos.
-          ¿Qué haces aquí? – pregunté, aún incapaz de creer que estuviera delante de mí.
-          Ya te dije que vendría contigo a lo del evento de baile – explicó.
-          Pero… hemos discutido – le recordé, avergonzada por este hecho.
-          Sí, pero hemos hecho las paces ¿no? – me preguntó. Asentí. – Bien – dijo con un asentimiento. – Pero la próxima vez que decidas perdonarme por algo que haya hecho mal, comunícate en un idioma que el resto de los mortales o al menos, un friki matemático pueda entender… como el élfico, el klingon o el dothraki. ¡No sabes lo que me ha costado averiguar que Eirenes era paz en griego! – exclamó.
-          Lo siento – susurré, con los hombros encogidos.
-          Casi tanto como encontrar una ropa de bailarín decente – añadió, al parecer sin haberme escuchado. - ¿Cómo estoy? – me preguntó.
Iba a responderle, pero en ese momento la música comenzó a sonar. Era más o menos lenta, aunque sabía que canción era: Ingenuidad de Maía.
Otra canción que describe mi relación con Paul” pensé entre resignada y asqueada.
-          Esto Dash… debes saber algo de mí – anuncié, con voz temblorosa.
-          ¿Te duelen los pies por los tacones? – me preguntó, conteniendo a duras penas una sonrisa.
-          No – respondí. – Bueno sí – rectificó. – Pero… no soy buena bailando – expliqué.
-          Eso es porque, como en tu vida, aún no has dado con tu pareja perfecta – explicó él.
-          Hablo en serio, no se me da bien – explique, seria.
-          ¡Déjate llevar mujer! – exclamó, acercándome más a él.
-          No puedo, haré el ridículo – expliqué, comenzando a sentir el inicio de un ataque de pánico y sin dejar de mirar mis pies.
-          Confía en mí – me pidió, alzándome el rostro. – No soy Chayanne pero so si sé bailar ritmos latinos y esta es una lenta – añadió.
Bufé. No obstante, acepté.
Sorprendentemente, mis pasos se acompasaron al ritmo que marcaba la canción sin cometer errores. Seguí las indicaciones y órdenes de Dash de manera muy obediente de tal forma que llegó un punto en que podía seguir la música sin fijarme en los pasos de los demás o las órdenes que éste me decía.
-          No sabía yo que bailaras – expliqué.
-          ¡Oh! – exclamó, como si acabara de darse cuenta de este hecho. – No es más que otra de mis habilidades secretas no relacionadas con las ciencias o las matemáticas – me explicó.
-          Hablo en serio – dije. – No muchos hombres saben bailar de manera casi profesional – añadí.
-          ¿Llamas semiprofesional a haber recibido unas cuantas clases de baile en el instituto? – me preguntó, sorprendido.
Primero, nadie que bailara como él lo llamaría un par de clases del instituto. Lo de Dash era mucho más.
Y segundo, ¿clases de baile? ¿En un instituto? ¿En serio?
-          ¿A qué tipo de instituto ibas? – le pregunté, sorprendida. - ¿A uno privado? – añadí.
-          Shhh – me dijo, pidiendo que guardara su secreto. Y me guiñó un ojo, cómplice.
La canción acabó.
Íbamos a abandonar la pista pero… sin tiempo para recuperarnos, comenzaron a sonar las notas de una nueva canción; esta mucho más movida, aunque tampoco desconocida para mí: The Dark of the Matinee de Buena Vista Social Club y Coco Freeman.
-          ¿Quieres descansar o prefieres intentar una un poco más difícil? – me preguntó.
Le tomé la mano de nuevo y me dejé llevar al torbellino de la pista de nuevo.
Parece ser que el ritmo de la canción y la sensual letra de la canción me poseyeron porque, de repente me volví atrevida y descarada y, tal y como la canción sugería, deslicé mis dedos con lentitud, aunque de manera malintencionada tanto por el pecho como por la espalda de Dash.
Era evidente que él, se puso tenso al sentir este tipo de caricias por mi parte y en vez de detenerme y preguntarme qué estaba haciendo o si me había vuelta, decidió seguirme el juego y la tensión sexual entre ambos se disparó entre giros, movimientos de caderas y juegos de piernas que se rozaban.
En consecuencia, comencé a sentir unos calores que no debía sentir por la temperatura del lugar ni porque estuviera borracha (no solía beber pero eso tampoco significaba que me subiera el único chupito de tequila que me había bebido en toda la noche)
Y tampoco podía ser que tuviera un sofoco premenopáusico porque distaba bastante de la edad para comenzar a sentirlos.
Entonces, por eliminación solo podía ser…
¡Era un calentón!
¡Estaba cachonda!
¡Por Dash!
Pero… ¡eso no podía ser!
El hecho de que llevara bastante tiempo en el dique seco, no tenía por qué convertirme en una mujer hambrienta que se fijara en cualquier hombre cercano y disponible a mí. Tampoco quiero decir con estas palabras que Dash no estuviera guapísimo y atractivo esa noche, como para provocar un calentón en cualquier mujer pero…
Conmigo no.
¿Por qué?
Porque no.
Porque yo no estaba interesada en hombres.
Y porque… ¡Porque era Dash por el amor de Dios!
Me horroricé por el hilo de pensamientos que pasaba por mi mente en ese momento.
Debía ser culpa de la música.
Sí, eso es, la música.
Ahora entendía bien lo de los prehistóricos y demás primitivos actuales que entraban en trance al escuchar determinados ritmos. Yo acababa de hacerlo.
Por suerte para mí, la canción que me había puesto por las nubes, terminó.
Aunque no terminó del todo para mí porque juro por todas las cosas que conocía que vi cómo Dash me dedicó una mirada idéntica a las que Marco me había dedicado el día que estuvo flirteando/ligando conmigo.
Solo que, del mismo modo que las miradas de Marco, o bien no tuvieron mucho efecto en mí (bueno sí, quizás un poquito), la de Dash me dejó sin aliento.
Sentí como de repente me quedaba sin aire y me olvidé de respirar.
Dash se dio cuenta de que algo me pasaba, aunque no sabía muy bien qué. Sin embargo, eso no fue impedimento para que se preocupara por mí y me preguntase si estaba cansada y si me apetecía tomar una copa.
Acepté sin dudarlo.
Todo fuera por romper este clima sexual creado de forma artificial y repentina.
Desafortunadamente para mí, no fui capaz de evitar que colocase su mano en la parte posterior de mi espalda (justo por encima de mi trasero) para guiarme y que el calentón reapareciese.
Nos pareció increíble a ambos pero, a pesar de la cantidad de gente que abarrotaba el local, no tuvimos problemas para encontrar sitio en la barra.
Aún acalorada por este nuevo contacto y por ende, con problemas de respiración, me sentí en un taburete y suspiré.
-          ¿Estás bien? – me preguntó preocupado.
“¿Qué si estoy bien? ¿En serio me estás preguntando eso?” le pregunté enfadada.
Pero ¿es que no lo había notado? ¿ Es que él no sentía calores? ¿No le había afectado mínimamente nuestro baile?
¡Hombres! ¿Quién los entendía?
-          Sí, todo bien – mentí.
-          ¿Qué quieres beber? – me preguntó.
-          Agua – respondí de inmediato. Nada más fresco y seguro para bajarme la temperatura.
-          ¿Agua? – preguntó sorprendido. – No es por nada pero… van a pensar que estás hasta arriba de coca - explicó.
Abandoné la idea de que probar alcohol desataría mi parte más salvaje y me convertiría en una yegua desbocada y, antes de que la gente pensara que era una drogadicta, dije: - Un mojito –
-          Que sean dos – le dijo al camarero.
Nos sirvieron al momento, Y solo cuando di el primer sorbo a mi copa y comprobé que estaba en el punto y proporción justa de alcochol me di cuenta de que el momento, si en verdad hubo alguno, había pasado.
Se fue.
Adiós.
Falsa alarma.
O no, porque…
-          Y bien ¿qué opinas de mi disfraz de hoy? – me preguntó, sonriente.
-          ¿Disfraz? – le pregunté, tragando saliva.
-          Mi disfraz de bailarín ¿qué te parece? – quiso saber.
Presté atención a su atuendo.
Llevaba unos pantalones de tela ajustados que le marcaban un trasero prieto y duro.
 “Joder ¡qué culo le hacen esos pantalones!” pensé, a punto de salivar.
También llevaba una camisa ajustada que reafirmaba los músculos de sus brazos y su torso. Aunque su torse se veía mucho más gracias al amplio escote que ésta tenía.
Pero… ¿y ese cuerpo?” me pregunté. “Sí que estaba bien oculto entre camisetas frikis y camisas amplias que, obviamente no eran de su talla” añadí, algo enfadada.
“Bueno…” volví a pensar mientras notaba cómo volvían a subirme la temperatura y los colores y comenzaba a abanicarme con la mano de manera disimulada para que él no se diera cuenta.
No quise mirarle más por su seguridad y la mía propia.
-          Sé lo que me vas a decir – advirtió, provocando que volviera a mirarlo.
“¡Gracias a Dios!” exclamé mentalmente, mirando hacia el techo. Él también se había dado cuenta de lo que estaba pasando y era mucho más fácil negarlo que explicarlo con mis propias palabras.
– Hay un error – anunció. Le miré desconcertada. – El pelo – anunció.
Continué callada porque no podía decir nada sobre un tema que me era desconocido en absoluto. Lo único que podría decir aquí era que a mí me gustaba más con su habitual look despeinado, como el que llevaba ahora así que no entendía la referencia al cabello.
-          Sé que debería estar peinado como un niño bueno que asiste a un colegio privado y llevar el pelo lleno de gomina pero, después de leer que Bruno Mars se lo engominaba con mantequilla y ese era el único producto para fijar el cabello que tenía en casa… me lo pensé mejor – explicó. – Además creo que con la purpurina es suficiente – añadió.
-          ¿Purpurina? – pregunté. Y me atraganté con la garganta, dándole un pequeño baño alcohólico. - ¿Dónde? – quise saber.
Mala idea.
Pésima idea.
La peor idea que pude haber tenido en una conversación como esa.
¿Por qué?
Porque me tomó la mano y la posó sobre su pecho, justo a la altura del corazón, y comprobé cómo… efectivamente eso era cierto.
También comprobé cómo, desde que sintió el roce de mi mano, los latidos de su corazón se aceleraron.
“Quizás sí que se estaba dando cuenta después de todo” pensé, con satisfacción.
Descarté esa línea de pensamientos sacudiendo ligeramente la cabeza porque volvía a adentrarme en terrenos y senderos peligrosos.
-          No soy una experta en el tema pero creo que vas bastante bien – me miró, sonriente por el inesperado cumplido. Y yo le sonreí.
-          ¿Por qué dices que no eres una experta? – me preguntó, contrariado. – Eres la experta en disfraces – añadió.
-          ¡Mírame Dash! – exclamé, riendo. – No voy vestida como una profesional – añadí.
Nueva mala idea.
Y ya había perdido la cuenta del número de veces que había metido la pata esa noche.
¿Por qué?
Porque volvió a dedicarme una de esas miradas que me hacía hervir la sangre.
-          O mejor, no me mires – pedí, al volver a sentir de nuevo el calentón.
-          ¿Por qué no? – preguntó.
-          ¿Por qué contentarme conmigo cuando puedes fijarte en mujeres que van enseñando mucha más carne que yo? – repliqué.
-          No es tu estilo de ropa para nada pero… estás muy guapa – dijo, evaluándome ahora él a mí.
-          Gracias – respondí, con la cara roja como un tomate. Pero él no dejó de mirarme aún cuando el cumplido y el agradecimiento significaba poner punto y final a esa manera de fijarse en mí y eso me ponía tremendamente nerviosa.
-          Georgiana… El motivo real por el que no querías verme no será porque te has operado las tetas ¿verdad? – me preguntó, con suavidad.
-          ¿Qué? – grité entornando los ojos y mirándome los pechos sin disimulo. - ¿A qué viene semejante gilipollez? – quise saber, mirándole a los ojos.
-          ¿Gilipollez? – me preguntó él en respuesta. - ¡Tus tetas estás más grandes y altas desde la última vez que las vi! – exclamó.
-          ¿Me miras las tetas normalmente? – pregunté escandalizada, que no horrorizada. - ¡Deja de mirarme las tetas! – ordené.
-          ¡Soy un tío! – exclamó, a modo de explicación. - ¡Claro que te miro las tetas! – confirmó.
-          ¡Eres mi amigo! – le acusé.
-          ¡No puedo dejar de mirártelas cuando las plantas frente a mí! –explicó exasperado.
-          Dash… - le advertí.
-          De acurdo, vale, lo siento – dijo, con las manos en alto en señal de rendición.  – Pero que sepas que hasta Joey, que es el hombre más femenino que conozco,  te las mira cuando no te das cuenta – apostilló.
-          ¿Podemos volver a mantener una conversación de adultos por favor? – le pregunté.
-          Como tú quieras, Georgiana – claudicó.   – Pero si alguien viene a interrumpirnos atraído por tu sexy atuendo. No me hago responsable de mi reacción – me advirtió.
-          ¿Sexy? – pregunté, descreída. – Dash, yo no soy sexy – dije, señalándome. – Ellas son sexys – dije, señalando a las latinas sugerentes que se contoneaban en la pista de baile.
-          Oye, solo porque Paul no te considerase suficiente sexy no significa ni que no lo seas ni que no lo estés – respondió.
-          Está bien – cedí yo ahora. – Estoy recatadamente sexy pero no voy a llamar la atención física de nadie, al menos a propósito – expliqué.
-          Mejor, porque no me apetece tener que pelearme con nadie esta noche – respondió, sonriente con total tranquilidad. – En tal caso ¿por qué te has vestido así esta noche? – me preguntó.
-          Bueno, porque… ¿y si por alguna casualidad está en mi destino que hoy sea una gran noche para mí, suena la flauta y llamo la atención de un amante latino con el cual tener una aventura inolvidable? – le pregunté. – Dicen que los latinos son muy apasionados… - dejé caer.
-          No – negó él.
-          ¿No? – pregunté, confusa. - ¿Por qué no? – quise saber.
-          Porque te conozco Georgiana y tú no eres así – explicó. – Eres una romántica empedernida y no buscas aventuras de una noche – añadió.
-          A lo mejor he cambiado desde Paul… - dejé caer.
-          ¿Cuántas citas de una noche has tenido? – me pregunté. No respondí, porque no había habido, básicamente. – Lo suponía – asintió. – Tu patrón de relaciones es una regla sumatoria básica y significa que eres una de esas mujeres de relaciones estables. De las de toda la vida, se podría decir – explicó.
Bufé y me crucé de brazos.
-          Odio cuando te pones en plan científico y tienes razón – protesté.
-          Ahí regresa la Georgiana que me gusta – incidió.
-          Ahí regresa la Georgiana que me gusta – remedé.
-          Aclarado el tema de tus tetas y tu atuendo sexy recatado ¿podemos volver al propósito inicial de la noche? – me preguntó.
“¿Propósito inicial?” me pregunté. “¿Qué propósito inicial?” añadí, mirándole sospechosa. “¡Sabía que tramaba algo!” exclamé, enfadada.
-          ¿Tomar una copa y charlar como buenos amigos que somos?  - me preguntó, explicándolo todo mejor para suavizar mi expresión.
-          Ese es un propósito que sí me gusta – expliqué, sonriente.
-          ¿Por qué brindamos? – me preguntó.
-          Por la amistad – respondí sin dudarlo.
-          Por el perdón – respondió él.
-          Por no ser testarudos – añadí.
-          Oye, esto no es una partida de apalabrados de la que por cierto, aún espero mi revancha – me recordó.
-          Perdona, señor mal perdedor – le acusé, burlona.
-          No, perdóname tú a mí por mi comportamiento en la cena del otro día. Estuvo completamente fuera de lugar cuando yo lo único que quería era invitarte a cenar para celebrar mi éxito contigo – explicó.
-          Si me lo hubieras dicho de esa manera, hubiera ido encantada y elegante a esa cena – respondí.
-          Lo sé, pero… es que apareció Marco y… es un conquistador nato – explicó. – Georgiana, yo no quería que te hicieran daño – aseguró.
-          Es muy amable por tu parte – le dije, acariciando su barbilla, enternecida por su preocupación por mí, - Pero no debes preocuparte por mí, yo escojo muy bien mis partidas y ya no pueden crearme nuevas ilusiones cuando no tengo corazón – aseguré.
-          ¿Me perdonas entonces? – me preguntó.
-          Ya está olvidado, friki de los números – aseguré, abrazándole, dándole un beso en la mejilla.
Tuvimos que apartarnos, porque nos dio calambre.
Un calambre doloroso.
Frente a frente, nos miramos sin saber muy bien qué decir para explicar ese calambre entre ambos.
-          Me voy – anunció.
-          ¿Ya? – pregunté sorprendida. Asiente. - ¡Es muy pronto y la noche es joven! – exclamé, animada.
-          En realidad, yo solo he venido porque te había prometido unas bailes porque mañana tengo un vuelo a Manchester a primera hora – explicó.
-          ¿A Manchester? – pregunté, boquiabierta. - ¡Dash! – exclamé, golpeándolo. – Deberías estar durmiendo – le regañé.
-          Lo sé pero… ¿qué tipo de amigo sería si rompiera mi promesa? – me preguntó.  
-          Un amigo que hace que me sienta mal y muy culpable – le respondí.
-          Ven aquí, tonta – dijo, abrazándome. – No te sientas mal, ¡quédate y diviértete! – me pidió. – Pero nada de ligues de una noche – me advirtió, hablándome como si fuera su hija. – Y si te portas muy muy bien, prometo acercarme a la tienda de regalos del museo de Manchester y traerte un souvenir friki histórico de esos que tanto te gustan – aseguró.
Mi cara se iluminó.
-          ¿Puedo hojear en el catálogo de la página web y escoger yo el que más me guste? – me pregunté. – Será barato – prometí.
-          De acuerdo – asintió. – Envíame el link cuando lo hayas escogido – añadió.
Chillé.
-          ¡Gracias! – exclamé, aplaudiendo.
-          De nada, Georgiana – sonrió.
Me abrazó una segunda vez, pero esta vez era de despedida. Aunque para mí era mitad de agradecimiento, mitad de despedida y… volví a sentirla. La corriente eléctrica, más fuerte y dolorosa. Volví a chilar.
-          Interesante – musitó él.
-          Doloroso – corregí. - ¿Qué es interesante? – quise saber.

-          Saltan chispas entre nosotros – respondió guiñándome el ojo. Y después se marchó, dejándome total y absolutamente desconcertada.